sábado, 27 de junio de 2009

Senda



Me gustaría pensar que controlo mi vida, que consigo planear donde acabar después de recorrer largos caminos, que soy yo quien decide por donde ir y hasta donde llegar, pero a la vez sería una tarea tortuosa. Aunque es cierto que tomamos decisiones, y que esa toma de decisiones inciden en gran medida en nuestras metas, no es menos cierto que los imponderables tienen gran repercusión en cada uno de esos caminos que debemos recorrer y en su destino.

Esta reflexión, que a priori os puede resultar negativista, no es más que uno de los principios de la felicidad... de mi felicidad. Podemos mortificarnos en vida buscando el mejor camino con el mejor destino, o podemos entender que nuestras decisiones deciden pequeños ramales, pequeñas desviaciones de ese camino que nos toca vivir. Si eliges esta segunda opción y logras acertar en esos pequeños ramales, no tienes más que...

...subirte y disfrutar del viaje...

4 comentarios:

  1. Me gusta la foto que ilustra tu reflexión, sobre las pequeñas encrucijadas. Ese optimismo tuyo, razonado y elegido que te hace pensar que eres dueño de la elección, aunque en el fondo sabes que no dispones de toda la información, para acertar, es en sí una buena estrategia vital. Si cruzas o no el puente, depende más de tu Maktub, que de un anális de variables.
    Te deseo que tu camino sea largo y que disfrutes del tránsito.

    ResponderEliminar
  2. Arturo, quizás mi reflexión se posicione en el termino medio entre el negativismo absoluto de Cohello y el libre albedrío en su máxima expresión.

    Quiero pensar que somos libres de elegir todas y cada una de nuestras "hazañas", pero dada la fragilidad del ser humano, también quiero pensar que existe ese "estaba escrito" que sea el gran sendero, o mejor dicho los grandes senderos y que sólo el hecho de elegir todas y cada una de esas desviaciones de una manera incorrecta te lleven al mal camino.

    Yo también te deseo un camino largo y lleno de cosas buenas. Sobre el mío, después de verme en tu blog entre Vicente Ferrer y Michael Jackson, con una simple media aritmética me salen 66 años... quien sabe si ese es mi Makub.

    Gracias por leerme, un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  3. Carlos, gracias por la reflexión y por la foto, desearte un feliz camino y que de vez en cuando me dejes caminar contigo.

    Un saludo Amigo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias a ti Suso por dedicar parte de tu tiempo en pararte por este blog y detenerte en leerlo.

    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar