jueves, 2 de julio de 2009

Cogiendo la Luna



Soñamos, soñamos dormidos
soñamos despiertos.
Con esa chica inalcanzable,
con una casa impagable,
con un viaje inolvidable,
con una noche de ensueño,
con un día de crápula,
con una realidad con beso.

Lo cierto vuelve al despertar
con un hueco en la cama,
con una casa sin techo,
con un largo viaje en metro,
con una noche de insomnio,
con un día con sueño,
con la realidad sin beso.

Me niego a creer que no puedo
alcanzar lo que sueño
y me comporto como el niño
que alargando la mano
y poniéndose de puntillas
sueña con coger la luna
y no ceja en el empeño,
y su recompensa está
en su imaginación de ensueño,
soñando que ha tocado
esa luna con los dedos.

(Foto y texto de Carlos Palacios)

5 comentarios:

  1. Creo que mi amigo el buscador de luces aquí ha encontrado una realmente hermosa.

    ResponderEliminar
  2. El otro día, oyendo a Punset, no pude estar más de acuerdo con él. La felicidad no está en tener o alcanzar sueños, la felicidad se encuentra en el camino que nos lleva a ellos.
    Bonito y descriptivo texto; la imagen....una maravilla.
    Ave, Carlos!

    Feliz día, que tus sueños sigan en tu camino.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mil gracias a ambos.

    Cris, ayer para mi fue un día de los horribilis. Una jornada interminable e insufrible de trabajo. Mi sueño era terminar con una sonrisa, y tras un rato con mi hijo, unas palabras con mi mujer, unas risas telefónicas con un amigo común y la distracción de componer texto y foto mi sueño se hizo realidad. Leo la reflexión de Punset, y es cierto, el sueño era sonreir y olvidar, y el camino fue lo bueno, mi hijo, mi mujer, mi amigo, mi hobbie.

    Un beso enorme guapa, y me alegro que hayas vuelto con ganas en tu blog donde te esperábamos con ansias.

    ResponderEliminar
  4. Amigo Carlos, no tengo sombrero, pero me voy a comprar uno, solo y exclusivamente para descubrirme ante vos.
    ¡¡Viva la madre que te parió!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Suso, todo lo que tienes de grande lo tienes de corazón. Mil gracias y espero que sigas por aquí.

    Un fuerte abrazo, grandullón.

    ResponderEliminar