lunes, 20 de julio de 2009

Hace 40 años...



Tal día como hoy, hace cuarenta años, la humanidad vivió un momento único con dos escenarios posibles:

- La llegada del Apolo XI a la luna con su tripulación de a bordo, Amstrong, Collins y Aldrin.

- O la emisión del cortometraje más caro de la historia dirijido por el gran Stanley Kubrick, donde los astronautas Amstrong, Collins y Aldrin represantarían su gran papel pegando saltitos por el desierto de Arizona.

He visto defensores acérrimos de ambas posturas, poniéndose incluso violentos para postularse como vencedores en una discusión absurda.

Hay criterios más que suficientes para defender hasta la saciedad ambos escenarios.

Por una parte la carrera al espacio entre las dos superpotencias de entonces, USA y URSS, la tecnología desarrollada y el enorme presupuesto que se destinó para tal efecto, hacen creíble esta prodigiosa hazaña. Además contando con el resto de viajes tripulados y no tripulados que hasta 1973 se llevaron a cabo. Y por supuesto la red de estaciones de rastreo, satélites, observadores, centros de comunicaciones... que siguieron en vivo todo el viaje, a excepción de la etapa denominada "insercción en órbita lunar" debido a que esta maniobra se realiza en la cara oculta de la luna donde las comunicaciones se hacen imposibles. Todo esto es motivo suficiente para "creer" a ciegas en el viaje a la luna.

Por la otra parte, existen fundamentos sobrados para defender la teoría de la conspiración, para poder desenmascarar el mayor de los engaños a la humanidad (sin contar otros sucesos muy funestos y mucho más reciente que no vienen al caso). Los defensores de esta teoría se basan en hechos físicos, como las duras sombras, el ondear de una bandera en una atmósfera de gravedad cero, la falta de oscuridad absoluta. También en descuidos de script y decorado, como la numeración de una de las piedras de cartón piedra que se ve en alguna de las imágenes (la numeración se usa en cine para poder colocar un escenario sin problemas incluso a distintos ángulos de filmación). Y también recurren a la temporalidad, es decir, fuimos capaces en el 69 (bonito número ;P) de mandar a una tripulación a la luna, y en el 2009 tenemos que esperar 10 años más para repetir la hazaña.

Sea como fuere yo no tengo la respuesta, ni tan siquiera un juicio sólido para postularme. Lo que si es cierto es que cualquiera de las dos posturas han generado una espectación tal, que cuarenta años despues seguimos celebrándolo.

7 comentarios:

  1. No puedo creer que nos hayan mentido tan "descabelladamente". Soy una de las "testigos" privilegiadas que vivieron aquéllo como el gran acontecimiento del siglo y no estoy dispuesta a admitir, lo afirme quien lo afirme, que me estafaron. Por otra parte, ¡menos mal que a la luna van sólo cada 50 años!

    ResponderEliminar
  2. Emi, yo lo único que sé es que 1 de cada 5 estadounidenses no se cree la llegada del hombre a la una... y hasta aquí puedo leer.

    Gracias por pasarte.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. En realidad, no tiene tanto mérito. Mucho antes que ellos llegó un gato, que se quedó dormido encima de ella.

    ResponderEliminar
  4. ¿un gato?... ¿uno de madrid?... joé, si es que somos chulos hasta para eso.

    ResponderEliminar
  5. Yo también fui “testigo” Joven (Carlos que te veo venir), si fue un montaje o realidad no lo sé, pero ahora nos meten trolas mas graves y tragamos.
    En fin que lo que tengo claro es, que no tengo claro nada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. A mi me da exactamente igual, no va a cambiar en nada mi vida así que si están entretenidos montando historias, pues que se entretengan.
    Si es que son como niños...... :-).
    Besos.

    Pd. preciosa luna, Carlos, es de verdad?? :-)

    ResponderEliminar
  7. Hola Carlos.

    Si te interesa leer algo más sobre el tema, existe un buen documento aquí:
    http://www.arp-sapc.org/articulos/luna/index.html

    Un saludo ;)

    ResponderEliminar