domingo, 12 de julio de 2009

Una locura de sonrisa




Todo el mundo alguna vez realiza una locura. Los hay más temerosos y más temerarios, los hay extravagantes y cautelosos, tímidos y arriesgados... pero sea como fuere alguna vez en la vida se comete alguna locura (en mi caso son muchas).

Esta mañana Melissa ha querido honrarnos con la locura de acceder a una sesión de fotos con ella como modelo. Lo que al principio estaba pensada como una jornada para tres fotógrafos y una modelo, al final se ha convertido en una sesión de siete contra una. La cara de la pobre Melissa al encontrase con nosotros fue todo un poema... con esa cara de tierra trágame... sus primeras palabras fueron, ¿sois tantos?... las apuestas estaban 5 a 1 a que saldría corriendo de vuelta a la renfe. Gracias a dios las cábalas fallaron y durante toda la mañana nos estuvo regalando sonrisas por doquier.

Melissa, gracias por haber tenido esa locura. A veces es bueno dejarse llevar por la intuición y dejar aparcado un ratito, aunque sea corto, lo racional.

5 comentarios:

  1. Magnífica muestra de lo bien que ha salido la sesión. La complicidad es evidente y la foto muy buena.
    Besos, con envidia, desde Lleida :-).
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  2. Cris, si hubieses venido seguro que habrías puesto algo de cordura entre tanto loco... pero por otro lado nos habrías dejado a la altura del betún a los simples mortales.

    Besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, sí!!!! ya sabemos de qué va el tema: unos llevan la fama y otros cardan la lana!! jajjaj

    ResponderEliminar
  4. Aiinnss Carlos.
    La próxima vez avisa, yo voy sólo para mirar y aprender. Prometo no molestar.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  5. Chus, corazón, por lo que sé fue un cúmulo de casualidades el que nos juntáramos tantos. En principio íbamos a ser 3, de sobra para una sesión, pero por motivos varios (todas casualidades) terminamos siendo 7, demasiados para una sesión pero pocos para "polas".

    Para la siguiente estás apuntada la primera, pero en este caso yo fui un mero invitado más... por lo que sé, la organización tiene algo que ver con unos cuchillos nuevos o algo así ;-)

    Un beso enorme,

    Carlos

    ResponderEliminar