domingo, 30 de agosto de 2009

Imitando a los grandes

Soy de los convencidos que sólo imitando y copiando a los grandes conseguirás crear tu propio estilo para poder llegar a ser otro grande.

Parece una contradicción, ya que si copias te quedarás en un copista. Nada más lejos, si consigues recrear las técnicas y los trabajos de los grandes conseguiras experiencia para poder crear tus propias técnicas.

Hace tiempo vi una foto de esas que te hacen pararte, observarla en su conjunto, no queriendo detenerte en detalles, sino apreciarla sin más. Era una foto de Maribel Balius en la que una preciosa niña, recién salida de la piscina miraba a la cámara en un picado, resaltando unos preciosos ojos con unas pestañas unidas entre sí por el agua. Os dejo que bucéis en su galeria, hasta que encontréis la foto. Sin lugar a dudas disfrutaréis de un gran espectáculo.

El caso es que no pude resistirme y aprovechando una de las salidas de la piscina de mi enano, intenté "copiar" esa gran foto. No lo conseguí, pero si conseguí darle mi estilo propio, no sé si bueno o malo, pero al fin y al cabo mío y sólo mío.

sábado, 29 de agosto de 2009

Recuerdos del verano


Ya de vuelta de vacaciones, con la mente cargada de recuerdos, de imágenes imborrables... ¿imborrables?... ¿seguro?... empiezo a dudarlo.

Llevo una semana en el trabajo y acabo de descubrir con sorpresa al ir a procesar alguna de las fotos como esas imágenes "imborrables" se habían convertido en vagos recuerdos, como si el tiempo (ya ves... una semana) las hubiera difuminado en mi mente.
Me doy cuenta que me hago mayor, que ese ímpetu del niño en su vuelta al cole para ver a sus amiguitos y contarles a todos esas frescas imágenes del verano, de tres meses de verano, ese ímpetu ha desaparecido. Ahora voy arrastrado por la responsabilidad ese primer día de "cole". Es como volver a la prisión, a los frios muros del calabozo, a los malos tratos del guardián.

¿Quién fue el masoca que dijo que el trabajo era salud?, ¿acaso un capataz de una línea de esclavos?. Estimado señor masoca, salud no es sinónimo de trabajo, en todo caso antónimo. Disfrutar de todo tu tiempo, sin preocupaciones, haciendo cuando te viene en gana para refrescar mente y espíritu, eso si es salud.

Mi primera tarea nada más volver a mi cubículo consistió en coger el calendario y analizar cuál funcionario, la mejor combinación de los días que aún me quedan de vacaciones... y grata sorpresa... en Navidades vacaciones escolares... esperaremos pacientemente.