sábado, 29 de agosto de 2009

Recuerdos del verano


Ya de vuelta de vacaciones, con la mente cargada de recuerdos, de imágenes imborrables... ¿imborrables?... ¿seguro?... empiezo a dudarlo.

Llevo una semana en el trabajo y acabo de descubrir con sorpresa al ir a procesar alguna de las fotos como esas imágenes "imborrables" se habían convertido en vagos recuerdos, como si el tiempo (ya ves... una semana) las hubiera difuminado en mi mente.
Me doy cuenta que me hago mayor, que ese ímpetu del niño en su vuelta al cole para ver a sus amiguitos y contarles a todos esas frescas imágenes del verano, de tres meses de verano, ese ímpetu ha desaparecido. Ahora voy arrastrado por la responsabilidad ese primer día de "cole". Es como volver a la prisión, a los frios muros del calabozo, a los malos tratos del guardián.

¿Quién fue el masoca que dijo que el trabajo era salud?, ¿acaso un capataz de una línea de esclavos?. Estimado señor masoca, salud no es sinónimo de trabajo, en todo caso antónimo. Disfrutar de todo tu tiempo, sin preocupaciones, haciendo cuando te viene en gana para refrescar mente y espíritu, eso si es salud.

Mi primera tarea nada más volver a mi cubículo consistió en coger el calendario y analizar cuál funcionario, la mejor combinación de los días que aún me quedan de vacaciones... y grata sorpresa... en Navidades vacaciones escolares... esperaremos pacientemente.

14 comentarios:

  1. Como siempre Carlos, andas dando en el clavo. Que el trabajo dignifica, es salud, etc., etc. es una idea que nunca había hecho mella en mi pobre mente, pero ahora, con la experiencia acumulada en 60 años, ahora si digo que es una verdadera patraña. Un burdo cuento que los explotadores nos sueltan a diario y que la mayoría instalamos en nuestro cerebro como "una Caperucita más.

    Pero el tiempo coloca todo en su sitio y entonces ves que el trabajo no dignifica, porque se trabaja a cambio de dinero, es decir, con el trabajo nos vendemos. Con el trabajo vamos perdiendo más deprisa la salud, ella sóla va menguando cada día, pero preocúpate porque cuanto más trabajes más rápido te abandonará.

    El trabajo es el segundo peor invento de la humanidad, entre otras causas porque por él han venido los demás.

    Cuando queramos aumentar nuestra dignidad, no nos quedará más remedio que poner nuestra esperenza en LA AMISTAD.

    Salud compañero.

    ResponderEliminar
  2. Miguel Ángel... chapoeau...

    Echando unas cuentecillas:
    - 365 días/año
    - 5 días a la semana trabajando
    - 52 semanas/año
    - 260 días laborables
    - 22 días laborables de vacaciones
    - 238 días trabajados
    - Se trabaja un 65% de los días para un 35% de disfrute.... HAY QUE JODERSE

    ResponderEliminar
  3. Cuando dices "cuan funcionario", imagino mi dilecto amigo que te refieres a un concienzudo análisis.
    En lo referente a las cuentas, te diré que al 35% hay que restarle un tercio del tiempo que pasas durmiendo.

    ResponderEliminar
  4. Alguien dijo que el trabajo es divertido. Podemos pasar horas observándolo. Y cuanto más lo observamos, más queremos observarlo.

    Preciosa la foto del muchacho trabajando.

    ResponderEliminar
  5. Poco tiempo para las “rubias” jeje, como me jode tanta estadística.

    Saludos "autónomos"

    ResponderEliminar
  6. Querido funcionario Arturo. Con lo de funcionario bien sabes a que me refiero... sabes que no es más que la pura y cochina envidia.

    Arturo, como hombre de letras no has caído en ese pequeño detalle que no se pueden sumar peras con manzanas... en este caso días con horas. Si contamos las horas, deberíamos sumar las 8 horas de los 365 días, más las 8 horas laborales de los 238 días trabajados, más las 2 horas de comida de los 238 días trabajados... y con todo ello, sale en torno a un 60% de NO disfrute por un 40% de disfrute... ya sabes, por algo nos puso dios sobre la faz de la tierra a los ingenieros. jajajaja

    Fuerte abrazo, y bienvenido a este nuevo curso.

    ResponderEliminar
  7. Querida Emi, al leer tu comentario me ha venido a la mente un diálogo del musical Cabaret (no se si en la película de Liza Minelli sale) en el que Emcee, el maestro de ceremonias está presentando a los miembros del Cabaret, y presenta a Herman y dice:
    - ¿Saben, Saben que es lo divertido de Herman?... (silencio)... Herman NO TIENE NADA DIVERTIDO.

    Cambia Herman por trabajo y ete ahí mi pensamiento.

    Bienvenida también a este nuevo curso

    ResponderEliminar
  8. Querido ChusAngel,

    trabajamos para poder gastar pasta en birras, jajaja es la manera que tiene el sistema de tenernos "atados".

    Autosaludos también de mi parte, y bienvenido también a este nuevo curso escolar.

    ResponderEliminar
  9. Fotografia empalagosa... ademas de pesima.

    ResponderEliminar
  10. Gracias anónimo por tu sinceridad.
    Puestos a criticar, tu ortografía si que es pésima (con tilde en la e), además (con tilde en la a) tu prosa no puede ser empalagosa por lo cortita que es.

    Si no te gusta, no vengas, que nadie te ha llamado.

    ResponderEliminar
  11. Bueno anónimo/a definir como empalagosa y pésima esta foto, para gusto los colores pero dado que no te identificas, tú no eres ni lo uno ni lo otro, eres sencillamente un cobarde.
    Pd: Carlos disculpa el comentario, pero los cobardes y ruines no los soporto.
    Si crees que debo borrar el comentario házmelo saber, que no lo voy a borrar.

    ResponderEliminar
  12. Dejando a parte a los enemigos de Luis Miranda Podadera y Lázaro Carreter, sólo decir que la foto está muy, muy lejos de ser pésima. Es cierto que "para gustos los colores", pero no lo es menos que algunos merecen palos.

    Un abrazo y el plus "palsalón"

    ResponderEliminar
  13. Arturo y Jesús, Jesús y Arturo. Gracias por vuestros comentarios, aunque no merece la pena desgastarse con gente que no va de frente y se esconde en el anonimato.

    Arturo los palos "clonados", imagino...

    Fuertes abrazos.

    ResponderEliminar