sábado, 31 de octubre de 2009

Halloween



Cuando los celtas celebreban su fiesta de Samhain no se imaginaban lo que en el futuro se convertiría ese ritual. Samhain era una fiesta pagana para celebrar el fin del verano y el inicio de la temporada oscura. Con la conquista del Imperio Romano, el Samhain se unió a la fiesta de la cosecha de los romanos en honor a Pomona, diosa de los árboles frutales. Con la llegada del Cristianismo, y la preocupación de la iglesia por las celebraciones paganas y politeistas, el Papa Gregorio III trasladó la fiesta de Todos los Santos del 13 de Mayo al 1 de Noviembre, y posteriormente el Papa Gregorio IV dió caracter de Universal al homenaje a los difuntos.

La cultura inglesa adoptó como All Hallow's Eve (Vigilia de Todos los Santos) a la víspera de la fiesta para preparación de la misma. La deformación en el lenguaje, todos conocemos a los yankees y su gusto por ello, convirtió este término en lo que hoy conocemos como Halloween.

Los Irlandeses tenían como suya la leyenda de Jack "el tacaño", un granjero malo como un demonio, que engañó hasta al propio satanás pactando con él que nunca le reclamaría para la eternidad en el averno. Cuando Jack el tacaño murió no se le abrieron las puertas del cielo por lo malo que había sido en vida, y en el infierno no se le admitía por el trato firmado con el diablo. Se le condenó a deambular entre la luz y la sombra con un carbón incandescente dentro de un nabo hueco para hacer las funciones de tenue lámpara. De ahí Jack "el tacaño" pasó a llamarse Jack el de la lámpara (Jack O'Lantern). Debido a la dificultad de vaciar nabos, frente a la facilidad de vaciar calabazas, se sustituyó la pequeña y blanca hortaliza por su prima más grande y anaranjada, apodando el nombre de Jack O'Lantern a las calabazas huecas con forma de fantasma creadas con el único fin de asustar al verdadero Jack para que no visite, en su deambular fantasmagórico, las casas con el famoso "truco o trato" (Trick or treat). Este Trick or Treat, según la leyenda, se trataba de horribles visitas por parte del famoso Jack a las casas. Si se llegaba a un acuerdo (Treat) normalmente económico, Jack no realizaría un truco (Trick) consistente en la maldición de esa casa con llamadas a la muerte, bien de personas, de los animales, o de las cosechas.

Fueron los irlandeses los que llevaron a EEUU la antigua fiesta de Samhain mezclada por los romanos con la Fiesta de la Cosecha, convertida al cristianismo como Fiesta de Todos los Santos, arrastrada por los ingleses a su vigilia, y tintada de leyenda por los Irlandeses, ahí es nada.

La realidad es que esta fiesta pagana-laica-religiosa-leyendística, se ha convertido en uno de los productos marketinianos más importantes en el mundo. Entre el consumismo exacerbado de yankees y el marketing televisivo y cineasta, es raro encontrar lugar del mundo donde no existan mocosos, que disfrazados de horribles monstruos, o de terrorificas brujas,  llamen a tu timbre para gritarte "Trick or Treat"... "Truco o Trato"... donde solo existen dos alternativas, o les das dulces y caramelos, o te gastarán una ligera bromita en forma de huevo reventado contra tu puerta.

Así las cosas, ¡Feliz Samhain!!!!, o ¡Feliz Fiesta de la Cosecha!!!!, o ¡Feliz víspera de Todos los Santos!!!!, o que remedio.... ¡Feliz Halloween!!!


1 comentario:

  1. Muy bien Carlos, siempre enseñándonos.

    Es lógico que La Iglesia quiera aguarnos la fiesta, crearnos mala conciencia por ser paganos.

    Chapeau por los celtas, incluso por El Imperio, que esgrimen motivos más que suficientes para festejar.

    No participaré en la fiesta de los difuntos, pienso que entre los muertos, como entre los vivos, hay demasiado canalla que no merece festejo. A los nuestros los festejaremos en vida y despues ocuparán nuestra memoria.

    ResponderEliminar